Isto é unha pequena homenaxe ás xente que por algún motivo tuveron que emigrar:

ESTRAÑA ENFERMIDADE


As curvas sucedíanse unha detras doutra, e ela comenzaba a pensar que o home ao que lle preguntara trabucárase de autobús. A estrada parecía non rematar nunca, ata que de repente alí apareceu nun pericouto, un puñado pequerrecho de casa todas xuntas. Alí estaba o agasallo, o seu agasallo de cumpleanos que os seus pais lle concederan para celebrar a sua maioría de idade : coñecer o pobo dos seus avós.

As casas eran poucas, e as árbores que as rodeaban tiñan toda a variedade das cores do outono, dende o amarelo ao vermello. Quedou abraiada. Aquelo era marabilloso.

Durante uns poucos días foi poñendolle voces e caras aos nomes que a avoa lle contaba: os de Canelas, os de Xares, os de Pérez, os de Ferreiro; e foi percorrendo os lugares mais nomeados: O Meiredo, Fontes de Sil ,Penas de Ferro etc.., era como se todo o que lle contaba a súa avoá fose surxindo pouco a pouco.

Pero o que mais lle gustaba era aquela casa pequena, de pedra, con pouca luz e moitas lembranzas. Lembranzas como aquel baúl de madeira que atopou agochado nun recuncho e do que ao abrilo saíu como un tesouro un vestido de moza, de cores alegres ,embolto en papel e olendo a bolas de alcanfor.

Seguro que era o vestido que avoa gardaba para as festas.

Cando se achegaba o día de voltar ao seu Bos Aires natal, comezou a darlle voltas de cómo lle contaría as súas amigas a súa viaxe. As mesmas amigas que só falaban de “ir de shopping” ou de comprar unhas zapatillas All star, non entenderían que ela xa atapara o nome da enfermidade da súa avoa, que cando levaba moito tempo calada e lle preguntaban:

-“¿Abuela que te pasa ?”

Nada” ,respondía cos ollos cheos de bágoas, “só teño morriña”.

Morriña,rara enfermidade.



Esto es un pequeño homenaje a todos a aquello que por algún motivo tuvieron que emigrar.


EXTRAÑA ENFERMEDAD


Las curvas se sucedían unas detrás de otras y ella empezaba a pensar que aquel hombre al que ella le había preguntado se había equivocado de autobús. La carretera parecía no acabar nunca hasta que de repente apareció en un penacho,un puñado de casa ,todas juntas.

Allí estaba su regalo,el que ella había elegido y que sus padres le regalaron para celebrar su mayoría de edad :conocer el pueblo donde nacieron sus abuelos.

Las casa eran muy pocas y los árboles que las rodean tienen todos los colores de otoño desde el amarillo al rojo. Aquello era maravilloso.

Durante unos días fue poniéndole caras y voces a los nombres de los que le hablaba su abuela.,los de Canelas, los de Pérez los de Xares, los de Ferreiro y fue recorriendo los lugares más nombrados,O Meiredo. Fontes de Sil .Penas de Ferro etc...era como si todo de lo que le había hablado su abuela fuese surgiendo poco a poco,cobrando vida.

Pero lo que más le gustaba era aquella casa pequeña,de piedra,con poca luz y muchos recuerdos. Recuerdos como aquel baúl de madera que encontró escondido ,olvidado en un rincón y que al abrir mostró como un tesoro un vestido de mujer,de alegres colores,envuelto en papel y oliendo a bolas de alcanfor. Seguro que era el mismo vestido que su abuela guardaba para los días de fiesta.

Cuando se acercaba el día de volver a su Buenos Aires natal,empezó a darle vueltas de cómo les contaría a sus amigas su viaje. Las mismas amigas que sólo hablaban de “ir de shopping” o de comprar aquellas dichosas zapatillas All Star, no entenderían que ella había encontrado el nombre de la enfermedad de su abuela,que cuando pasaba mucho tiempo callada y le preguntaban: